Buscar

Los Fuegos Fatuos

El lugar donde las voces danzan y se enredan para llevarte a destinos sin retorno.

Empezar de nuevo

Es septiembre

y si un mes hace un mundo,

éste te lo debo.

 

Voy regalarte un verso,

o dos.

Para sentir que no los gasté todos.

Un poema sólo para ti,

para tu voz en mi cuello

y tus promesas azules.

 

Puedes tomarlo,

como si fuera una pastilla de jabón,

volátil y efímera.

Un ruido sordo,

agonizante de atención

que te asaltará en la cama,

por la calle de camino a cualquier parte,

en las horas solo,

entre canción y canción.

Seguir leyendo “Empezar de nuevo”

Anuncios

Invisibles

Abre la mano
y suelta la granada.
Se precipitan los hijos sin nombre,
diminutos y redondos,
sin palabras,
ardiendo y solos,
sin lágrimas,
brillantes y muertos. Seguir leyendo “Invisibles”

Primavera Invicta

Tengo el cuerpo sembrado

de heridas en forma de amapola

que también son delgadas

y se mueren

con los vendavales.

 

Tengo en la piel un campo

de flores color de sangre

que se mece y se inclina

cuando le llega tu voz

y se quema con el tiempo que restas

y se mancha de pólvora.

(Texto completo próximamente en Anatomía de Agua)

No me salves

No puedo escribir
porque tus ojos no dejan de gritarme versos.
Porque se me derrama el verde
desde tus pestañas, en todas direcciones:
en las sábanas y entre los pechos,
por el pelo y hasta los dedos.

No puedo sino lamer
tu piel que sabe a tierra y a sangre;
que me llena, con su peso, la boca de raíces
y me hunde en la evidencia más temprana. Seguir leyendo “No me salves”

Lo sé

Que yo lo sé,
que escojo amores que son precipicios.
Que me gusta perder
si la partida no se ha terminado.
Que me gritan tus ojos
y cruzo el mar.

Lo sé,
que me trazo caminos
sobre baldosas amarillas
pero me pierdo entre los vapores
de las amapolas.
Que mi imaginación no tiene
ancho ni largo.
Es abismo, sola y completa. Seguir leyendo “Lo sé”

Ven, si quieres

(Texto completo próximamente en Anatomía de Agua)

 

Breaking it down

 

“it is your blood

in my veins

tell me how i´m

supposed to forget”

(Rupi Kaur)

Noviembre

Llevaba noviembre metido entre las cejas. Era todo un ritual. Cada año cerraba los ojos y se dejaba arrastrar por el viento, cargado de hojas, hasta diciembre. Le gustaba el sol de invierno, cuando el día era todo azul y el frío se colaba por sus tobillos. Era un brillo que lo limpiaba y lo dejaba oliendo a pasado y a sitios que ya no eran.

Acababa de aterrizar el mes y el aire le trajo las huellas de una calle en Irlanda que llevaba su nombre. Tenía el eco de todos los días de lluvia, cuando la lluvia significaba algo. Sentía que echaba de menos todas las cosas que nunca había hecho. Por eso dedicaba el mes a perderse, a buscar rumbos inciertos.

Le regaló un beso en la mejilla porque estaba seguro de que ella sabía lo que significaba. La chica se quedó en la cocina untando la mantequilla en su tostada y él salió de la casa que compartían con una mochila en la espalda y los pies inquietos.  Imaginó que ella pensaba que era justo. ¿Lo era? La noche anterior le había hecho el amor hasta que desplazó la cama cuatro palmos. Llevaban ocho años juntos, ella conocía lo que noviembre significaba. Él le había explicado que nunca perteneció allí, lo arrastraron siendo un niño. Lo arrancaron como una mala hierba y lo trasplantaron en una tierra extraña. Seguir leyendo “Noviembre”

Caminos de vuelta

La poesía sirve de medicina para la vida.

(Texto completo próximamente en Anatomía de Agua)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: